Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Con el fin de gestionar el riesgo asociado con el incumplimiento por parte de un cliente comercial/destinatario de inversiones de las leyes ambientales y sociales aplicables, las instituciones financieras deben evitar financiar a un cliente/destinatario de inversiones cuyas actividades no cumplan las leyes nacionales aplicables en materia ambiental y social, a menos que este acuerde adoptar un plan de medidas correctivas.

Se requiere que, como parte de su proceso de debida diligencia ambiental y social, la institución financiera compruebe que el cliente comercial/destinatario de inversiones cumple todas las leyes ambientales y sociales aplicables. Para ello, la institución financiera debe tener conocimiento de las leyes ambientales y sociales del país en el que opera. Una buena comprensión de las leyes ambientales y sociales aplicables garantiza que la institución financiera detectará y evaluará de manera eficaz los principales riesgos ambientales y sociales que pudieran estar asociados con una transacción financiera.

Si se detecta un incumplimiento de las leyes ambientales y sociales, y dependiendo de la gravedad del problema, la institución financiera puede exigir al cliente comercial/destinatario de inversiones que desarrolle un plan de medidas correctivas para abordar la cuestión dentro de un plazo razonable, y estipularlo como una condición de la transacción financiera con el cliente comercial/destinatario de inversiones.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share