Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Mediante el desarrollo de procedimientos, instrumentos de evaluación ambiental y social, y la capacidad interna para detectar y gestionar los riesgos ambientales y sociales como parte del proceso de evaluación inicial de los riesgos de las transacciones financieras (un SGAS), una institución financiera puede gestionar su exposición al riesgo global.

Un SGAS consiste en varios componentes, como la política ambiental y social y los procedimientos de la institución financiera y el personal designado responsable de su aplicación. Se debe diseñar para gestionar el nivel de riesgo ambiental y social al que está expuesta la institución financiera a través de su cartera.

El desarrollo de un SGAS es más eficaz y eficiente si cuenta con el respaldo de la administración superior y se integra al marco de gestión del riesgo existente en una institución financiera. Una vez aprobado por la administración superior, el SGAS se puede aplicar en toda la institución financiera.

A través del financiamiento de sus clientes e inversiones en empresas, las instituciones contribuyen de manera vital al desarrollo de economías y se encuentran en una posición única para promover resultados de desarrollo sostenibles a nivel social y ambiental. Si los clientes/destinatarios de inversiones participan en actividades que presentan posibles riesgos sociales y ambientales, las instituciones financieras pueden promover que sus clientes/destinatarios de inversiones determinen y mitiguen dichos riesgos. Entender los retos sociales y ambientales a los que se enfrenta el mundo y aprovechar las oportunidades que pueden derivarse de ellos puede resultar un factor determinante del éxito de las instituciones financieras de hoy en día.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share