Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Más y más las instituciones financieras están convencidas ahora de la necesidad de tener en cuenta los riesgos ambientales y sociales de los clientes, y de que esto se puede lograr de manera eficaz mediante la incorporación del riesgo ambiental y social a los procesos de gestión del riesgo.

Business Case for Managing E&S Risks
Haga clic en la imagen para verla en tamaño más grande.

Business Case for Managing E&S Risk Razones comerciales para gestionar el riesgo ambiental y social
Increased revenue Aumento de los ingresos
Sustainable business growth Crecimiento sostenible de la actividad comercial
Respond to new trends in sustainable finance Respuesta a nuevas tendencias en el financiamiento sostenible
Reduce environmental and social risk Reducción de los riesgos ambientales y sociales
Improved brand value and reputation Mejora del valor de marca y la reputación
Offer new business products and services Oferta de nuevos productos y servicios comerciales
Improved relationaship with communities and stakeholders Mejora de la relación con las comunidades y las partes interesadas

En los últimos años, las instituciones financieras, especialmente las que operan a nivel internacional o se han posicionado como “sostenibles” o “ecológicas”, han desarrollado un Sistema de Gestión Ambiental y Social (SGAS), y las políticas y procedimientos correspondientes, porque reconocen las razones de peso para la gestión del riesgo ambiental y social.

Algunas instituciones financieras continúan dudando de la importancia y las ventajas de abordar el riesgo ambiental y social. Unas cuantas instituciones financieras, como las que operan en mercados más pequeños o realizan transacciones financieras con un riesgo ambiental y social aparentemente bajo, pueden argumentar que un SGAS no contribuye a su desempeño financiero o que aumenta los costos de transacción sin aportar beneficios financieros. Además, algunas instituciones financieras pueden considerar que la gestión del riesgo ambiental y social no aporta un valor agregado a su cartera y que sus clientes/destinatarios de inversiones no están interesados en los productos especializados de los mercados “ecológicos”.

Independientemente del tamaño o el tipo, las características de las transacciones financieras y el mercado en el que opera, una institución financiera puede beneficiarse de la gestión del riesgo ambiental y social si lo aprovecha para mejorar su gestión del riesgo general, encontrar nuevas oportunidades comerciales relacionadas con el medio ambiente y agregar valor a sus clientes y destinatarios de inversiones, para así obtener una ventaja competitiva.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share