Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Aunque las instituciones financieras pueden considerar que los riesgos ambientales y sociales de sus clientes/destinatarios de inversiones no las afectan porque su exposición a ellos es indirecta, están directamente expuestas a los riesgos relacionados con el crédito, la responsabilidad civil y la reputación derivados de las cuestiones ambientales y sociales asociadas con sus clientes. Contar con un Sistema de Gestión Ambiental y Social (SGAS) permite a una institución financiera evaluar sistemáticamente el riesgo de cada transacción en términos de crédito, responsabilidad civil y reputación, al examinar, por ejemplo, los riesgos relacionados con el sector industrial y la región geográfica.

Aunque la exposición a cierto nivel de riesgo ambiental y social es inevitable, un SGAS mejora la capacidad de una institución financiera para gestionar su cartera y controlar eficazmente su exposición al riesgo general. Prestar atención al riesgo ambiental y social que puede tener consecuencias negativas financieras, legales y/o para la reputación también ayuda a una institución financiera a garantizar su viabilidad financiera a largo plazo.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share