Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Una vez que se ha aprobado la transacción, la institución financiera debe comprobar que el cliente/destinatario de inversiones cumple continuamente las cláusulas ambientales y sociales estipuladas en el convenio legal. Los riesgos ambientales y sociales o la situación del cumplimiento pueden cambiar desde el momento de la aprobación de la transacción.

Desde entonces, los reglamentos ambientales y sociales pueden haberse endurecido, y el cliente/destinatario de inversiones puede haber modificado sus operaciones o procesos de producción de manera que se agraven los riesgos detectados previamente o surjan nuevos riesgos ambientales y sociales. La gestión de los nuevos riesgos ambientales y sociales a nivel de la transacción garantiza una gestión eficaz del riesgo ambiental y social a nivel de la cartera.

El Sistema de Gestión Ambiental y Social de una institución financiera debe explicar el proceso de seguimiento sistemático de manera periódica, con medidas tales como la aplicación de procedimientos para comprobar el cumplimiento de los requisitos ambientales y sociales, como la adopción de cualquier plan de medidas correctivas para resolver los casos de incumplimiento. La frecuencia y el alcance del seguimiento dependerá de la complejidad de las cuestiones ambientales y sociales asociadas con las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones.

El proceso de seguimiento conlleva generalmente un examen de los informes periódicos sobre el desempeño en materia ambiental y social presentados por el cliente/destinatario de inversiones y visitas regulares al emplazamiento de las operaciones del cliente/destinatario de inversiones. Se debe prestar especial atención a lo siguiente:

  • evaluación de la aplicación de cualquier medida de mitigación especificada en el plan de medidas correctivas comprobación de la validez de los permisos y las licencias ambientales y sociales
  • cualquier multa o sanción por el incumplimiento de los reglamentos ambientales y sociales
  • informes recientes de la autoridad de inspección o reglamentación competente que confirmen el cumplimiento de leyes específicas, como las mediciones de emisiones que demuestren que se encuentran por debajo de los límites permitidos
  • acontecimientos de tipo ambiental o social como accidentes o incidentes importantes asociados con las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones, como lesiones de trabajadores o derrames
  • cobertura mediática de las cuestiones ambientales y sociales relacionadas con el cliente/destinatario de inversiones
  • cualquier queja sobre el cliente/destinatario de inversiones formulada por las partes interesadas

Si el personal de la institución financiera detecta problemas ambientales y sociales, como el incumplimiento por parte de un cliente/destinatario de inversiones de las cláusulas ambientales y sociales estipuladas en el convenio legal, debe tratar la cuestión con el cliente/destinatario de inversiones para resolver estos problemas en un plazo razonable. Dependiendo de la complejidad de las cuestiones ambientales y sociales asociadas con las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones, el personal de la institución financiera debe exigir un nuevo plan de medidas correctivas y/o informes periódicos sobre el desempeño en materia ambiental y social a lo largo de todo el periodo de la transacción. La frecuencia de la presentación de informes debe adaptarse a cada transacción y basarse en el propio seguimiento del cliente/destinatario de inversiones o el seguimiento de terceras partes independientes y/o autoridades reglamentarias.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share