Coming soon!!!
Thank you for your patience.

La exposición de una institución microfinanciera a los riesgos ambientales y sociales es generalmente baja y, en la mayoría de los casos, solo requiere procedimientos de gestión del riesgo ambiental y social para analizar las transacciones. Estos se aplicarán como parte del marco de gestión del riesgo global para cada transacción de la institución microfinanciera. El Sistema de Gestión Ambiental y Social (SGAS) de una institución microfinanciera contará con los siguientes componentes:

  • Política ambiental y social: En la política se declarará el compromiso de la institución microfinanciera de gestionar los riesgos ambientales y sociales a los que podría estar expuesta como consecuencia de transacciones y clientes de su cartera. En general, esto conllevará un compromiso de no financiar ciertos tipos de actividades en las que podrían estar involucrados los clientes.
  • Análisis de transacciones: La institución microfinanciera analizará cada transacción para determinar si va a proceder con ella.
  • Debida diligencia ambiental y social: La institución microfinanciera puede aplicar un proceso de debida diligencia ambiental y social para ciertas transacciones con clientes, cuyas operaciones formen parte de sectores industriales que llevan asociados posibles riesgos ambientales y sociales. Esto se limitará generalmente a una simple revisión de las operaciones del cliente, lo que puede requerir una visita al emplazamiento para detectar posibles cuestiones ambientales y sociales dentro del sector industrial del cliente.
  • Plan de medidas correctivas: Partiendo de las conclusiones del proceso de debida diligencia ambiental y social o durante el seguimiento posterior del desempeño del cliente, la institución microfinanciera puede exigir a los clientes que apliquen ciertas medidas de mitigación dentro de un plazo concreto.
  • Disposiciones ambientales y sociales: La institución microfinanciera puede incorporar el plan de medidas correctivas y otros requisitos ambientales y sociales dentro de las cláusulas del convenio legal con el cliente.
  • Seguimiento del desempeño ambiental y social: La institución microfinanciera hará un seguimiento del cumplimiento de las obligaciones ambientales y sociales por parte del cliente, lo que puede requerir visitas periódicas al emplazamiento.

En el caso de una institución microfinanciera, la toma de decisiones puede centralizarse o delegarse a las sucursales dependiendo del tamaño de la transacción. Mediante el SGAS se deben definir las funciones y responsabilidades del personal involucrado en cada fase del proceso de toma de decisiones. En general, el equipo estará compuesto por un encargado del SGAS responsable de la supervisión del sistema y un coordinador del SGAS responsable de su aplicación diaria. Los oficiales de préstamos serán generalmente los encargados de revisar todas las transacciones y aplicar medidas adicionales de debida diligencia ambiental y social, si fueran necesarias. El Comité de

Créditos puede tener en cuenta las conclusiones y las recomendaciones sobre cuestiones ambientales y sociales durante el proceso para decidir si se procede con la transacción.
Una institución microfinanciera deberá asegurarse de la existencia de un sistema de mantenimiento de registros sobre las cuestiones ambientales y sociales relacionadas con cada transacción. Este sistema se puede integrar en el sistema existente de la institución microfinanciera y todas las sucursales deberán poder acceder a él.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share