Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Una empresa de arrendamiento ofrece un activo físico para su uso por un cliente comercial o particular durante un periodo determinado (a veces con condiciones para la compra del activo al final del contrato) a cambio de pagos regulares, dentro de lo que se conoce como arrendamiento financiero. El arrendatario es el que recibe los activos o los servicios en el marco del contrato de arrendamiento, y el arrendador es el propietario de los activos o el proveedor de los servicios. Los activos arrendados incluyen vehículos de pasajeros, camiones ligeros, equipo de oficina, electrodomésticos y equipo pesado, como excavadoras, máquinas grandes, equipo industrial, barcos, camiones pesados y aviones. En algunos casos, una empresa de arrendamiento es la propietaria y se ocupa del mantenimiento del activo físico arrendado, y es responsable de la instalación y el funcionamiento de dicho activo, dentro de lo que se conoce como arrendamiento de explotación.

La exposición de una empresa de arrendamiento a riesgos ambientales y sociales será más significativa en el caso de las transacciones relacionadas con equipo y maquinaria especializados o pesados para su uso en ciertos sectores industriales, en los que el riesgo de responsabilidad civil o para la reputación puede ser motivo de preocupación. Una empresa de arrendamiento que ofrezca arrendamientos de explotación puede ser directamente responsable de impactos ambientales y sociales, como la contaminación del suelo y las amenazas para la seguridad de los trabajadores derivadas del uso de activos físicos.

La empresa de arrendamiento puede gestionar estos riesgos mediante la integración de procedimientos de gestión del riesgo ambiental y social dentro de su marco general de gestión de riesgos.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share