Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Un fondo de capital privado consiste normalmente en una alianza de inversores que son socios comanditarios del fondo, controlado por un socio colectivo. Los socios comanditarios se comprometen a proporcionar financiamiento cuando el socio colectivo haya detectado una oportunidad de inversión, como la adquisición de una participación mayoritaria en una empresa. Lo habitual es que un fondo realice distintas inversiones en varias empresas o proyectos durante la duración de la sociedad. Entre las empresas o los proyectos destinatarios de inversiones puede haber instituciones microfinancieras, pequeñas y medianas empresas, y corporaciones y proyectos a gran escala.

Dado que estas transacciones convierten al fondo de capital privado en propietario parcial o total de una empresa destinataria de inversiones, el fondo está directamente expuesto, y por lo tanto es responsable de los riesgos ambientales y sociales de la empresa en cuestión. Los posibles riesgos ambientales y sociales pueden reducir el valor comercial de una empresa destinataria de inversiones y afectar al plazo de salida del fondo de la empresa. La condición de un fondo de capital privado de propietario de una empresa destinataria de inversiones le ofrece una posición única para una gestión ambiental y social congruente de las operaciones de dicha empresa y para buscar oportunidades comerciales relacionadas con el medio ambiente, que mejorarían la viabilidad financiera y aumentarían el valor de mercado de una empresa destinataria de inversiones. A diferencia de muchas otras instituciones financieras, un fondo de capital privado puede beneficiarse de las posibilidades de mejora de la gestión ambiental y social. Si se gestionan bien los riesgos ambientales y sociales de las empresas destinatarias de inversiones y se maximizan las oportunidades derivadas de la sostenibilidad, las oportunidades de salida del fondo se pueden mejorar considerablemente.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share