Coming soon!!!
Thank you for your patience.

El uso y la conversión de la tierra para respaldar las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones no solo producen un aumento de la erosión de la capa superior del suelo, que provoca la sedimentación de las corrientes y los ríos y degrada la calidad del agua, sino que también pueden repercutir sobre la biodiversidad debido a la pérdida de hábitat y su fragmentación. Una reducción de la biodiversidad disminuye la capacidad de los ecosistemas para generar un aporte estable y sostenible de bienes y servicios esenciales, como aire y agua limpios, y también reduce la variabilidad genética, lo que podría disminuir la cantidad de recursos naturales disponibles para su uso en el futuro.

La protección y conservación de la biodiversidad ―la variedad de la vida en todas sus formas, como la diversidad genética, de las especies y del ecosistema― así como su capacidad de transformarse y evolucionar, son fundamentales para el desarrollo sostenible. Los componentes de la biodiversidad, tal como se definen en la Convenio sobre la Diversidad Biológica, abarcan los ecosistemas y hábitats, especies y comunidades, genes y genomas, todos de importancia social, económica, cultural y científica. Los clientes/destinatarios de inversiones deben evitar o mitigar las amenazas contra la biodiversidad derivadas de sus operaciones, así como gestionar de manera sostenible los recursos renovables naturales, dado que la mayoría de las legislaciones nacionales sobre medio ambiente protegen la biodiversidad y regulan el uso de recursos naturales. Una violación de las leyes puede acarrear multas y/o sanciones.

La destrucción de hábitats (naturales y modificados) se considera la mayor amenaza contra la preservación de la biodiversidad. Los hábitats naturales consisten en zonas acuáticas y terrestres donde las comunidades biológicas están formadas en su mayoría por especies vegetales y animales autóctonas, y donde la actividad humana no ha producido ninguna modificación sustancial de las funciones ecológicas primarias del área. Los hábitats modificados son aquellos en los que se ha producido una alteración aparente del hábitat natural, a menudo con la introducción de especies vegetales y animales ajenas, como en las zonas agrícolas. Ambos tipos de hábitat son capaces de sustentar una importante biodiversidad en todos los niveles, como las especies endémicas o amenazadas.

Entre los hábitats naturales y modificados puede haber hábitats críticos requeridos para la supervivencia de especies amenazadas o críticamente amenazadas, o para especies endémicas o de áreas restringidas y especies migratorias. La introducción intencional o accidental de especies de flora y fauna exóticas o no autóctonas en áreas donde generalmente no se encuentran puede constituir una amenaza significativa contra la biodiversidad, ya que algunas especies ajenas pueden convertirse en invasivas, y diseminarse rápidamente e imponerse y desplazar a las especies nativas.

En general, entre las medidas para proteger la biodiversidad se encuentran las siguientes:

  • Hábitats modificados: El cliente/destinatario de inversiones tiene que minimizar cualquier modificación o deterioro y buscar oportunidades para mejorar el hábitat y proteger la biodiversidad como parte de las operaciones.
  • Hábitats naturales: El cliente/destinatario de inversiones tiene que asegurarse de que el hábitat no se convierte o degrada, a menos que no haya otra alternativa y las ventajas globales de mantener las operaciones en estos emplazamientos sean superiores a los impactos para el medio ambiente y la biodiversidad. En los casos en que se produzca alguna modificación o deterioro, el cliente/destinatario de inversiones tiene que asegurarse de que se apliquen medidas adecuadas de mitigación.
  • Áreas legalmente protegidas: En el caso de que las operaciones queden ubicadas en un área legalmente protegida por el marco legislativo nacional, el cliente/destinatario de las inversiones deberá asegurarse de que sus operaciones respetan los requisitos establecidos en los planes de manejo de las áreas protegidas definidas y consultará con los administradores o patrocinadores de las áreas protegidas, las comunidades locales y otras partes interesadas clave.
  • Especies ajenas invasivas: El cliente/destinatario de inversiones no puede introducir nuevas especies exóticas a menos que lo haga de conformidad con el marco reglamentario vigente o plan de acción para determinar el posible comportamiento invasivo. El cliente/destinatario de inversiones debe evitar la introducción accidental o no intencional de cualquier especie ajena con alto o reconocido riesgo de comportamiento invasivo.

Si las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones comprenden el uso de recursos naturales, tales como bosques y especies acuáticas, es necesario gestionarlos de manera sostenible con el fin de cubrir las necesidades razonablemente previsibles de generaciones futuras. Un cliente/destinatario de inversiones puede demostrar la gestión sostenible de estos recursos mediante un plan de gestión o una certificación de un sistema independiente de normas. Ambos deben basarse en normas de desempeño objetivas y cuantificables y desarrollarse a través de consultas con los interesados pertinentes, y consistir en procedimientos justos, transparentes e independientes para la toma de decisiones, que eviten conflictos de interés. La gestión sostenible de recursos naturales conlleva lo siguiente:

  • Bosques naturales y plantaciones: El cliente/destinatario de inversiones no debe provocar ninguna modificación o deterioro del hábitat crítico y debe dar preferencia a la tierra que ya haya sido modificada. La explotación de bosques naturales y plantaciones tiene que contar con certificaciones independientes del cumplimiento de normas de desempeño compatibles con los principios y criterios internacionalmente aceptados para el manejo sostenible de los bosques.
  • Sistemas marinos y de agua dulce: El cliente/destinatario de inversiones tiene que demostrar que la producción y la explotación de poblaciones de peces u otras especies acuáticas se realizan de manera sostenible. Si existiera, deberán hacerlo por medio de un sistema internacionalmente aceptado de certificación independiente.

  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share