Coming soon!!!
Thank you for your patience.

El patrimonio cultural abarca propiedades y sitios que tienen valor arqueológico, histórico, cultural, artístico y religioso, así como características ambientales únicas y conocimientos culturales, y prácticas e innovaciones de comunidades que entrañan estilos de vida tradicionales, que se salvaguardan para actuales y futuras generaciones. De conformidad con lo dispuesto por la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, un cliente/destinatario de inversiones tiene la obligación de evitar daños significativos al patrimonio cultural como consecuencia de sus actividades comerciales.

En general, entre los impactos sobre el patrimonio cultural se encuentran los siguientes:

  • Hallazgos fortuitos: Durante la construcción de la instalación o las instalaciones de un cliente/destinatario de inversiones, se pueden producir impactos físicos en recursos no conocidos ni documentados previamente, que estaban totalmente o parcialmente enterrados antes del comienzo de las obras.
  • Consultas con la comunidad: En los casos en que un proyecto pueda afectar el patrimonio cultural, el cliente/destinatario de inversiones consultará con las comunidades afectadas que usan o hayan usado el patrimonio cultural para fines culturales de larga data, con el objetivo de identificar el patrimonio cultural de importancia. Un cliente/destinatario de inversiones debe incorporar las opiniones de las comunidades afectadas acerca del patrimonio cultural al proceso de toma de decisiones.
  • Remoción de patrimonio cultural: Por lo general, la mejor manera de proteger el patrimonio cultural es conservarlo en su propio lugar, ya que la remoción vuelve probable el daño irreparable o su destrucción. El patrimonio cultural solo debe moverse del lugar si el cliente/destinatario de inversiones puede demostrar que los beneficios generales de las operaciones en un emplazamiento particular compensan la pérdida con creces.
  • Áreas de patrimonio cultural protegidas legalmente: Cuando las operaciones propuestas estén ubicadas dentro de un área legalmente protegida o un área de amortiguamiento legalmente definida, el cliente/destinatario de inversiones tendrá que adoptar medidas adicionales para promover y mejorar la conservación de la zona.
  • Uso del patrimonio cultural: Si un cliente/destinatario de inversiones utiliza con fines comerciales el patrimonio cultural de una comunidad, como las prácticas que incorporan modos de vida tradicionales, el cliente/destinatario de inversiones tiene que entablar una negociación de buena fe con las comunidades locales y disponer una distribución justa y equitativa de los beneficios resultantes de la comercialización de dicho patrimonio cultural.

El hecho de que las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones se inicien y desarrollen sin tener en cuenta el patrimonio cultural acarrea riesgos significativos en términos legales y de reputación. Una estrategia sistemática de incorporación de la preocupación por las cuestiones relacionadas con el patrimonio cultural en todas las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones, como inversiones adicionales para la mejora de dicho patrimonio, puede conllevar una ventaja significativa para su reputación a nivel tanto local como internacional.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share