Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Los materiales peligrosos se pueden clasificar de conformidad con el tipo de peligro, como por ejemplo, explosivos; gases comprimidos, como los gases tóxicos o inflamables; líquidos inflamables; sólidos inflamables; sustancias oxidantes; materiales tóxicos; material radioactivo; y sustancias corrosivas.

Las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones pueden conllevar la producción, el manejo, el almacenamiento y el uso de grandes cantidades de materiales peligrosos. Esto puede producir escapes incontrolados de materiales peligrosos o accidentes si el cliente/destinatario de inversiones está equipado con medidas necesarias para prevenir accidentes, como incendios y explosiones o fugas y derrames, o no cuenta con procedimientos para responder a emergencias. El cliente/destinatario de inversiones tiene que garantizar que se han implantado medidas de prevención y control para asegurar la protección de la fuerza laboral y las comunidades aledañas frente a los materiales peligrosos empleados en una instalación. Entre las medidas de prevención y control relacionadas con los materiales peligrosos se encuentran normalmente:

  • Sustitución por materiales no peligrosos: Evitar o minimizar la utilización de materiales peligrosos mediante el uso de alternativas no peligrosas. Por ejemplo, se pueden usar materiales no peligrosos para sustituir el amianto de los materiales de construcción, los bifenilos policlorados en los equipos eléctricos, los contaminantes orgánicos persistentes en la formulación de plaguicidas y las sustancias que agotan la capa de ozono en los sistemas de refrigeración.
  • Prevención de los escapes y planificación del control: Cuando maneje materiales peligrosos, un cliente/destinatario de las inversiones tiene que desarrollar procesos y prácticas para responder de manera rápida y eficiente a accidentes. Cuando exista riesgo de que se produzca un derrame no controlado de materiales peligrosos, las instalaciones deberán preparar un plan de prevención y control para contrarrestar derrames, lo que comprendería capacitación y prácticas para el personal clave sobre la prevención de escapes, programas de inspección y estructuras de contención secundaria.
  • Comunicación de peligros y programas de capacitación: Los trabajadores deberían poder reconocer los peligros relacionados con las sustancias químicas ocupacionales y saber responder ante su presencia. Además, deberían entender claramente los procedimientos para detectar peligros, operar y manejar materiales en forma segura. Esto conlleva también la necesidad de suministrar equipo de protección personal apropiado (calzado, mascarillas, ropa y gafas protectoras), duchas corporales y equipos para lavado de ojos en situaciones de emergencia, sistemas de ventilación e instalaciones sanitarias.
  • Transferencia de materiales peligrosos: Las emisiones no controladas de materiales peligrosos se pueden producir por la acumulación de una serie de pequeños hechos o por fallas más graves de los equipos asociados con eventos tales como el transporte manual o mecánico entre los distintos sistemas de almacenamiento o equipos de proceso. Las emisiones de materiales peligrosos derivados de los procesos industriales se pueden evitar mediante el uso de mangueras, tuberías y accesorios específicos; la inspección y el mantenimiento regular de mangueras, tuberías y accesorios; y el uso de medidas de contención secundaria.
  • Protección contra el desbordamiento: El desbordamiento de recipientes y depósitos constituye la causa más común de derrames que dan lugar a la contaminación del suelo y del agua, y se pueden evitar de manera sencilla.
  • Prevención de explosiones, incendios y reacciones: Se deberán manejar los materiales reactivos, inflamables y explosivos para evitar las reacciones no controladas o situaciones que puedan derivar en incendios o explosiones. Los materiales incompatibles (ácidos, bases, materiales inflamables, oxidantes y productos químicos reactivos) deben almacenarse en zonas separadas y con instalaciones de contención que separen las zonas de almacenamiento de materiales.
  • Contención secundaria: La aplicación de un sistema de contención secundaria es uno de los aspectos críticos para controlar las emisiones accidentales de materiales líquidos peligrosos durante las operaciones de almacenamiento y el transporte. Las estructuras apropiadas de contención secundaria son bancales, diques o muros, fabricados con materiales imperecederos y resistentes a los productos químicos, capaces de contener el volumen equivalente al 110% del tanque más grande o el 25% de los volúmenes combinados de los tanques en zonas con tanques de almacenamiento a nivel del suelo con un volumen de almacenamiento total de 1000 litros.
  • Tanques de almacenamiento subterráneo: Aunque existen muchas ventajas ambientales y de seguridad en los tanques de almacenamiento subterráneo para materiales peligrosos, como la reducción de los riesgos de incendios o explosiones, y la reducción de las emisiones de vapor a la atmósfera, las fugas de materiales peligrosos pueden pasar inadvertidas durante largos periodos de tiempo, con la consecuente posibilidad de contaminación del suelo o las aguas subterráneas. Este riesgo de fugas se puede reducir mediante la instalación de revestimientos o estructuras impermeables, como cámaras de hormigón, por debajo y alrededor de los depósitos, el ajuste de los contenidos de los tanques por la medición del volumen de almacenamiento para compararlo con el volumen previsto, la comprobación de forma regular de la integridad de todos los tanques y el seguimiento de la calidad de las aguas subterráneas por debajo del gradiente de los emplazamientos por su posible contaminación.
  • Uso de plaguicidas: Cuando las actividades de control de plagas incluyen el uso de plaguicidas, se deben usar pesticidas con bajos niveles de toxicidad para los seres humanos y mínimas consecuencias para las especies ajenas al proceso y el medio ambiente. Los plaguicidas seleccionados deben estar en contenedores seguros, con instrucciones claras para su uso seguro y adecuado, y deben haber sido fabricados por una entidad autorizada. Los plaguicidas se manipularán, almacenarán, aplicarán y eliminarán de conformidad con prácticas internacionales óptimas (Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación). No se deberán utilizar plaguicidas considerados extremadamente peligrosos, altamente peligrosos y moderadamente peligrosos dentro de la Clasificación de plaguicidas según su peligrosidad por la Organización Mundial de la Salud.

Siempre que sea posible, las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones deben reducir el uso y/o las posibilidades de derrame o escape de materiales peligrosos en la instalación. Una institución financiera puede ayudar a un cliente/destinatario de inversiones a encontrar oportunidades comerciales relacionadas con el medio ambiente.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share