Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Para cualquier empresa, la fuerza laboral es un activo valioso, y las buenas relaciones entre los trabajadores y la administración son un ingrediente esencial para la sostenibilidad a largo plazo de la empresa. No establecer y fomentar buenas relaciones entre trabajadores y administración puede disminuir el compromiso de los trabajadores, dificultar su retención en la empresa, suscitar huelgas y poner en peligro las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones. De manera inversa, mediante relaciones constructivas entre los trabajadores y la administración, el trato justo y la provisión de condiciones de trabajo saludables y seguras, los clientes/destinatarios de inversiones pueden generar beneficios tangibles para los clientes, como la mejora de la eficiencia y la productividad de sus operaciones.

El compromiso de un cliente/destinatario de inversiones de establecer una relación constructiva entre los trabajadores y la administración conlleva los siguientes aspectos:

  • Política de recursos humanos: Un cliente/destinatario de inversiones debe adoptar una política de recursos humanos apropiada a su tamaño y fuerza laboral, que estipule el enfoque a utilizar para la gestión de los empleados. La política contiene información relativa a sus derechos en virtud de la legislación nacional laboral y de empleo, entre ellos, sus derechos con respecto a salarios y beneficios.
  • Condiciones de trabajo y de empleo: Un cliente/destinatario de inversiones debe documentar y comunicar a todos los empleados y trabajadores (incluso los trabajadores temporales) sus condiciones de trabajo y los términos del empleo. Esto comprende sus derechos con respecto a salarios y beneficios, jornada laboral, arreglos para horas extras y compensación por tiempo extra, y permisos por enfermedad, maternidad, vacaciones o feriados, que, como mínimo, cumplan con la legislación nacional. También incluye el respeto de un acuerdo de negociación colectiva con una organización de trabajadores, cuando exista dicho acuerdo.
  • Organizaciones de trabajadores: Cuando la ley así lo disponga, se debe garantizar el derecho de los trabajadores a sindicarse y negociar colectivamente, formando organizaciones de trabajadores y asociándose a ellas o por otros medios alternativos. Un cliente/destinatario de inversiones no debe disuadir a los trabajadores de formar organizaciones laborales o asociarse a ellas, y no debe discriminar ni tomar represalias contra los trabajadores que participen en dichas organizaciones y negociaciones colectivas.
  • Eliminación de la discriminación e igualdad de oportunidades: Un cliente/destinatario de inversiones no debe adoptar decisiones de empleo basadas en características personales ajenas a los requisitos inherentes al puesto de trabajo, sino en el principio de igualdad de oportunidades y trato justo.
  • Reducción del tamaño de la fuerza laboral: Si un cliente/destinatario de inversiones prevé la reducción de un número considerable de empleos o el despido de un número significativo de empleados, debe desarrollar un plan para gestionar los impactos adversos en los empleados.
  • Mecanismo para tramitación de quejas: Un cliente/destinatario de inversiones debe ofrecer a todos los empleados un mecanismo para tramitación de quejas para que puedan formular sus inquietudes razonables respecto del lugar de trabajo, de manera confidencial y anónima si fuera necesario, de manera que las inquietudes se puedan atender rápidamente a nivel directivo sin represalia alguna.
  • Trabajo infantil y trabajo forzoso: Un cliente/destinatario de inversiones no puede emplear a niños en ninguna forma que constituya una explotación económica, o que pueda ser peligrosa, o que interfiera con la educación del niño. Un cliente/destinatario de inversiones no puede emplear mano de obra forzosa, que consiste en cualquier tipo de trabajo o servicio que no se realiza de manera voluntaria y que se exige a un individuo bajo amenaza de fuerza o castigo.
  • Cadena de suministro: Un cliente/destinatario de inversiones debe prestar especial atención a las prácticas laborales injustas de sus proveedores, especialmente en los casos en que el costo bajo de la mano de obra influya en la competitividad del bien suministrado, y debe asegurarse de que esto no se debe a prácticas laborales perjudiciales.

El respeto de las normas internacionales con respecto a las condiciones laborales y de los trabajadores beneficia a las operaciones de un cliente/destinatario de inversiones, ya que fomenta relaciones positivas entre los trabajadores y la administración que propician la productividad y la estabilidad de las operaciones, por ejemplo, al reducir la posibilidad de huelgas, y genera una ventaja para su reputación derivada del aumento del reconocimiento público de que se están cumpliendo normas internacionales positivas.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share