Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Entre las aguas residuales figuran las aguas residuales procedentes de procesos, las aguas residuales de la actividad de los sistemas auxiliares, las aguas pluviales y las aguas residuales sanitarias. La calidad y la cantidad de las aguas residuales varía en función del sector industrial y, entre ellas, se encuentran normalmente:

  • Aguas residuales procedentes de procesos: Los contaminantes pueden ser ácidos, bases y muchas otras sustancias; como sustancias químicas orgánicas que causan la destrucción del oxígeno disuelto, sólidos suspendidos, nutrientes (fósforo y nitrógeno), metales pesados (por ejemplo, cadmio, cromo, cobre, plomo, mercurio, níquel y zinc), cianuro, materiales orgánicos tóxicos, materiales oleaginosos y materiales volátiles. El costo del tratamiento de las aguas residuales procedentes de procesos puede ser significativo.
  • Aguas residuales de la actividad de los sistemas auxiliares: las actividades de los sistemas auxiliares, como torres de refrigeración y sistemas de desmineralización pueden generar tasas altas de consumo de agua, así como la evacuación potencial de agua a altas temperaturas con sólidos altamente disueltos, residuos de biocidas y residuos de otros agentes antincrustantes de sistemas de refrigeración.
  • Aguas pluviales: Las aguas pluviales comprenden la escorrentía superficial y los flujos superficiales de las zonas de procesamiento y almacenamiento de materiales resultantes de lluvias o drenajes. La escorrentía habitual de aguas pluviales contiene sedimentos suspendidos, metales, hidrocarburos del petróleo, hidrocarburos aromáticos policíclicos y bacterias coliformes. La evacuación rápida, incluso de aguas pluviales no contaminadas, también degrada la calidad de las aguas receptoras, a través de la erosión de lechos y bancales de ríos.
  • Aguas residuales sanitarias: Estas aguas pueden comprender efluentes procedentes de las aguas residuales domésticas, el servicio de comidas y la lavandería puestos a disposición de los empleados del lugar; también pueden proceder de otras fuentes como los laboratorios, enfermerías, talleres de mantenimiento de equipos y sistemas de ablandamiento de agua.

Un cliente/destinatario de inversiones debe controlar la calidad, la cantidad, las fuentes y los puntos de vertido de los efluentes líquidos por tipo (de procesos, sistemas auxiliares, aguas pluviales y sanitarias). En la instalación las descargas de aguas residuales no deben generar concentraciones de contaminantes que superen los criterios de calidad de los vertidos de efluentes dispuestos en las reglamentaciones nacionales para evitar la imposición de multas y/o sanciones. La calidad de los vertidos también se puede comparar con las mejores prácticas y normas internacionales con el fin de detectar cualquier desviación que pudiera indicar un mal desempeño de una operación. Se debe gestionar la generación y el vertido de aguas residuales con el fin de reducir el volumen de agua que requiere un tratamiento especializado, mediante la mejora de la eficiencia en el uso del agua, la modificación de los procesos de producción (como el uso de materiales peligrosos que contaminan el agua) y el tratamiento de las aguas residuales en las instalaciones antes de su vertido, para reducir la carga de contaminantes.

En la medida de lo posible, las operaciones de un cliente/beneficiario de inversiones deben evitar, minimizar y controlar los impactos adversos de la generación de aguas residuales sobre la salud humana, la seguridad y el medio ambiente, mediante la gestión de las aguas residuales y la conservación y la reutilización del agua. Una institución financiera puede ayudar a un cliente/destinatario de inversiones a determinar oportunidades para prevenir y reducir la generación de aguas residuales a través de la conservación y el reciclado/la reutilización del agua dentro de las operaciones, y a encontrar oportunidades comerciales relacionadas con el medio ambiente.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share