Coming soon!!!
Thank you for your patience.

Las inversiones en pequeñas y medianas empresas se centran en una serie concreta de clientes, que se determina generalmente en función de las ventas anuales, aunque también del monto del préstamo. Las pequeñas y medianas empresas tienen necesidades específicas de financiamiento en términos de crecimiento de sus actividades. En general, el límite monetario para clasificar a una empresa como pequeña o mediana varía considerablemente entre países, mercados e instituciones financieras.

Aunque son menos complejas que en el caso de las inversiones para grandes empresas y proyectos, las cuestiones ambientales y sociales asociadas con las pequeñas y medianas empresas pueden ser bastante significativas y están principalmente relacionadas con la salud y la seguridad de los trabajadores y la contaminación. Es posible que estas cuestiones ambientales y sociales no se sigan de cerca y los riesgos variarán en función del tamaño de la empresa y su capacidad para gestionar los riesgos ambientales y sociales, así como del sector industrial y la ubicación.

En general, las instituciones que conceden préstamos a pequeñas y medianas empresas o invierten en ellas intentan desarrollar relaciones a largo plazo, lo que puede aumentar la exposición de los prestamistas/inversores a las cuestiones ambientales y sociales asociadas con la empresa, y plantear riesgos financieros y de responsabilidad civil. Dada la visibilidad de las pequeñas y medianas empresas en una comunidad, el riesgo para la reputación también es un factor a tener en cuenta.


  • FacebookTwitterLinkedIn
  • Share